¿Qué es el maltrato a las personas mayores?

En la actualidad, la sociedad se está enfrentando al progresivo aumento de su población mayor, una realidad totalmente inédita en la historia de la humanidad. Este hecho es por un lado un regalo de la sociedad del bienestar pero a la vez un reto al plantearnos nuevas situaciones a nivel político, médico, social o personal. Uno de ellos es cómo entender la violencia y maltrato que se puede producir hacia las personas mayores. Por ejemplo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó que es uno de los tipos de violencia más ocultos en nuestra sociedad. ¡Es por eso que la lucha por su erradicación es una tarea de todos!

Por tanto, es importante que todos, en nuestra vida cotidiana, ya esa laboral como familiar, podemos hacer frente a situaciones de riesgo o situaciones ya reales de maltrato hacia este colectivo. Un primer paso es conocer qué entendemos como maltrato. Este es el objetivo de este apartado en el blog.

 ¿Qué se considera que es un mal trato?

Definir el maltrato hacia las personas mayores es complejo ya que puede implicar diferentes acciones, agentes y duración. Esto dificulta tener una única forma de evaluar el riesgo de maltrato, su prevención o sus pautas de intervención una vez se ha detectado una situación de maltrato.

En primer lugar puede ser un acto o una omisión de una acción, sin importar si es intencionado o no, y que tiene como resultado el daño psicológico o físico en la persona mayor, o la vulneración de sus derechos fundamentales como persona. Este maltrato puede realizarlo un familiar, la comunidad o las instituciones.

 ¿Qué formas de malos tratos se pueden identificar?

Como ya se intuía en la anterior definición no existe un único tipo de maltrato ni un único agente responsable del mismo. De forma general, diferentes autores han llegado a un acuerdo en que las diferentes formas de maltrato se podrían agrupar en las siguientes:

1.- Físico: Supone el uso de la fuerza física hacia la persona mayor, que como resultado causa dolor, heridas y en general, un deterioro de la salud de la persona. Dentro de este maltrato uno de los más comentados ha sido el uso de restricciones físicas en los mayores que viven en centros residenciales, ya que su uso indiscriminado atenta contra la calidad de vida de la persona y lo que es un buen cuidado.

2.- Psicológico: Proferir amenazas, humillar, insultar o intimidar a la persona mayor serían ejemplos de este tipo de maltrato. Estos actos causan dolor, angustia y terror en la persona mayor y pueden manifestarse tanto de forma verbal como no verbal. Acciones muy extendidas en la práctica profesional como son las conductas de infantilización de los residentes es una forma de este maltrato hacia este colectivo.

3.- Abuso sexual: Tener un contacto sexual con una persona anciana sin obtener su consentimiento. Los atentados contra el pudor tales como los tocamientos o la pornografía estarían aquí incluidos.

4.- Explotación financiera o abuso económico: Es la utilización abusiva o ilegal de los bienes e inmuebles propiedad de la persona mayor.

 5.- Negligencia: Comportamiento nocivo, intencionado o no, por parte de una persona que cuida a una persona mayor. Puede tratarse de acciones negligentes de forma activa pero también pasiva.

 6.- Abandono: Cuando una persona, encargada de prestar cuidados y atención a un mayor o de asegurar su atención física, lo abandona. Es la claudicación total.

 7.- Vulneración de derechos: Incluye los derechos elementales que no están contemplados en el resto de tipologías. En este sentido, hablaríamos de agresión, privación o no reconocimiento de los derechos fundamentales como tales como dignidad y respeto, intimidad y confidencialidad, participación, libertad de elección y derecho a ser cuidado. Trato discriminatorio y desconsiderado. Aislamiento social.

Todos estos tipos de maltrato descritos se pueden producir tanto en el ámbito familiar (doméstico), como en ámbito institucional (residencias, hospitales, casas de convalecencia, centros de día, etc.)

 ¿Quién puede maltratar a una persona mayor?

Puede hacerlo cualquier persona, familiar o no, que esté ocupando un lugar de confianza y de poder sobre la persona mayor. También lo estarían realizando las distintas estructuras administrativas que no pongan en funcionamiento políticas sociales destinadas a detectar e intervenir en situaciones de maltrato.

 La detección

Detectar los malos tratos depende de la concienciación, conocimiento y también de la comprensión, tanto colectiva como individual, que se tiene del fenómeno. Además, es  especialmente relevante tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Las personas mayores son muy rehacías a denunciar sus situaciones de maltrato. En muchas ocasiones temen las consecuencias que podría tener esa denuncia tanto para ellas como incluso para los posibles agresores. Tienen miedo a posibles represalias, a ser abandonadas o ingresadas en un centro, entre otras.

2. Muchas instituciones también callan según qué situaciones que pueden ser consideradas maltrato. Unas veces por miedo a perder su trabajo, otras por no saber a quien dirigirse, otras por intentar proteger a otros compañeros,… son situaciones que dificultan la detección de situaciones de maltrato.

3. Otra gran dificultad a destacar que es muchas de las personas mayores que sufren maltrato tienen algún tipo de discapacidad cognitiva (generalmente una demencia) que les impide poder comunicarse, y algunos casos, se creídas cuando denuncian su situación.

4. Por último, muchas personas mayores que están siendo victimas de un maltrato, se encuentran en una situación de aislamiento y soledad, muchas veces solo están en contacto con las personas que ejercen sobre ellos el maltrato. Este hecho dificulta mucho que sus voces sean escuchadas.

 Hemos de estar alerta ante una persona mayor que…

  • Explica alguna situación que puede ser considerada maltrato.
  • Se le impide recibir visitas por parte de sus familiares o de la residencia
  • Ha cambiado su apariencia física y aparece con aspecto negligente y descuidado
  • Se produce cambios de comportamiento sin ninguna explicación aparente (tristeza, ansiedad,…)
  • Padece desnutrición, deshidratación, caídas reiteradas sin que exista un motivo aparente.

¿Qué hacer?

Ante una sospecha o evidencia de que una persona mayor está padeciendo una situación de alguna forma de maltrato se debe comunicar a las autoridades competentes.

  • Los servicios sociales municipales
  • Los centros de atención primaria en salud
  • Juzgado de guardia o comisarías de policía.

A modo de conclusión:

  1. Es necesario mejorar a nivel profesional y como sociedad el conocimiento y sensibilidad hacia el maltrato hacia las personas mayores. Además, se debería promover acciones que ayuden a proporcionar un buen trato a este colectivo, sobre todo en casos de dependencia y de mayor vulnerabilidad.
  2. Es necesario dotarnos de estructuras y equipos especializados que puedan atender de forma integral a las personas mayores en situación de maltrato
  3. Es importante observar las consecuencias a largo plazo que tiene para la persona mayor el haber sufrido un maltrato. Acompañar en la recuperación de dichas personas se hace también un tarea imprescindible dentro del circuito de prevención, detección e intervención.

Para saber más

  1. Tabueña, M., Cruells, E., Marín, L., Poblador, B., y Rodriguez, E. (2013). Els maltractaments vers les persones grans: una realitat silenciada. Revista de treball social, 198, 127-133
  2. Tabueña, M. (2008). Componentes psicosociales para la intervención en situaciones de maltrato a personas mayores. Revista de treball social, 183, 72-83.
  3. Tabueña, M. (2006). Los malos tratos y vejez: un enfoque psicosocial. Psychosocial Intervention, 15(3), 275-292
  4. Tabueña, M. (2006). La violencia contra las personas mayores. Revista de servicios sociales y política social, 76, 47-68.
  5. Tabueña, M. (2002). El maltrato en el anciano: un punto de vista interdisciplinar. Revista de servicios sociales y política social, 57, 103-118.

 

Anuncios

2 respuestas a ¿Qué es el maltrato a las personas mayores?

  1. Cristina Escalante dijo:

    Cuando llevó a mi mama a su control médico (81años) , la atienden en el segundo piso y no hay forma de que bajen a atenderla. Ella tiene problemas en sus piernas. No existe voluntad, pero sí uno pide un libro de reclamos puede cambiar aveces esa posibilidad. Porque hay que reclamar y no existe criterio, buena voluntad. El mundo sería mucho mejor

    • eima2003 dijo:

      Hola Cristina, gracias por compartir tu caso con nosotros! Es importante el poder denunciar estos casos para un mejor trato de las presonas mayores en este caso en los servicios médicos. Lamentablemente nos encontramos con pocos profesionales especializados en geriatría e incluso en algunas entidades se ha alertado del poco interés de los estudiantes de especializarse en este campo (cuando, irónicamente, es la población a la que más van a atender en su día a día). Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s